Moralejas.

*Fábula de las hormigas

Esto son dos hormigas que van por el bosque y se encuentran un charco. Ante la imposibilidad de cruzarlo, esperan por si pasa un animal que pueda llevarlas al otro lado.

En esto que pasa un conejo que se ofrece cruzarlas. Una de las hormiguitas que era muy cursi le dice al conejo:

- "No, no vamos a cruzar contigo porque tienes el pelaje sucio y asqueroso y nos vamos a ensuciar.!.

Cuando el conejo se va, divisan un par de pajitas y deciden subirse en ellas, a modo de barca, para cruzar el charco. Cuando iban por la mitad del charco, un mal viento hizo que las pajitas se hundieran y las dos hormiguitas cayeron al agua.

Moraleja: Mas vale conejo sucio que dos pajas mal hechas.

*Fábula del toro y la mosca.

Esto era un toro que estaba pastando tranquilamente en el prado, cuando de repente una mosca empieza a molestar alrededor de él.

El toro utiliza su largo rabo para intentar espantarla, pero la mosca sigue incordiando hasta que se coloca en la punta de la nariz. El toro aprovecha y de un lenguetazo atrapa a la molesta mosca.

Moraleja: Lo que no puedas acabar con el rabo, termínalo con la lengua.

*El toro y la hormiga.
Resulta que un día, un toro cayó en un pantano de arenas movedizas, en ese momento pasaba una hormiguita y el toro le pidió auxilio. La hormiguita subió a su flamante y recién estrenado Volkswagen Golf TDI 115 c.v., amarró una cuerda al rabo del toro y otra al chasis del coche y sacó al toro de las arenas movedizas. El toro le estuvo eternamente agradecido y prometió ayudar a la hormiguita en lo que le pasara... Pasaron los meses, y un día, el toro pasó por el mismo sitio y vio a la hormiguita dentro y pidiendo auxilio, el toro alcanzó a la hormiguita con su rabo y la saco de allí....

Moraleja: Si tienes un buen rabo, no necesitas un Volkswagen Golf

*La fiesta

Erase una vez que se era un lindo bosquecillo donde todos los animalitos vivían en paz y armonía. Un día cualquiera llego el cumpleaños del pajarillo.

P.- Buenos días señora rana.

R.- Buenos días señor pajarillo.

P.- Hoy es mi cumpleaños y voy a dar un fiesta en mi árbol. Habrá música, mucha comida y bebida, haremos juegos y lo pasaremos muy bien. ?quiere usted venir a mi fiesta?. Van a estar todos los animales del bosque.

R.- Claro que si señor pajarillo, no me lo perdería por nada del mundo.

p.- Muy bien señora rana, entonces quedamos en mi árbol a las siete.

R.- Vale allí estaré.

Y así con todos los animales del bosque, bueno, con casi todos.

P.- Buenos días señor conejo.

C.- Y tu?...que coño quieres?

P.- Hoy es mi cumpleaños y voy a dar un fiesta en mi árbol. Habrá música,mucha comida y bebida, haremos juegos y lo pasaremos muy bien. ?...quiere usted venir a mi fiesta?. Van a estar todos los animales del bosque.

C.- No.

P.- ? Y por que no ?. Si va haber una fiesta, con mucha comida, bebida y diversión.

C.- Pues porque no me da la gana, no quiero.

P.- Pero señor conejo, si va a ser estupendo y van a estar todos los animalitos del bosque.

C.- Mira pájaro de mierda, que no quiero, no quiero y no quiero. ?Como puñetas te lo tengo que decir?

P.- Bueno, bueno, no se ponga así y perdone.

Y el señor pajarillo desistió del señor conejo y a las siete en punto empezó la gran fiesta del señor pajarillo, y a la vez una tormenta de verano de las que no habían visto ni los mas ancianos del lugar.

El señor conejo iba pululando como una linda mariposita por el bosque y e dio cuenta que este estaba desierto y se acordó de la fiesta del señor pajarillo y se dijo "Anda, claro no hay nadie por que están todos en a fiesta del pajarillo, y yo aquí como un tonto bajo esta lluvia. Como insistió tanto en que fuera me imagino que no habrá ningún problema en que vaya". Y dicho y hecho, se fue corriendo, bueno, saltando, y se planto delante de la puerta del señor pajarillo y llamo a esta.

P.- Si, hola buenas tardes señor conejo.

C.- Hola buenas tardes y felicidades.

P.- Muchas gracias. ?Que quiere?

C.- Pues nada que como no hay nadie en el bosque y esta lloviendo anto si podría entrar a tu fiesta.

P.- Lo siento, pero se lo dije tres veces y las tres veces me dijo que no.

C.- Hombre, perdóname, no sabia lo que decía, pues claro que quería ir. ?Quien se iba a perder la mejor fiesta del año?

P.- Que no señor conejo, que usted dijo que no y es que no.

C.- Pero hombre, perdóname, no ves que estoy aquí fuera, solo y empapado.

P.- Que no, no y no, y mil veces no.

Y con esto cerro la puerta de un portazo, dejando al pobre conejillo solo y empapado bajo la lluvia.

Moraleja: Cuanto mas duro se pone el pajarillo, mas se moja el conejillo.

*La moraleja del cazador

Un señor de 80 años llega al médico para un chequeo de rutina y el doctor le pregunta como se siente. "Nunca estuve mejor !!", le responde. "Tengo una novia de 18 años embarazada que tendrá un hijo mío".

El doctor piensa por un momento y dice: "Permítame contarle una historia. Yo conocí a un hombre que era un ávido cazador, nunca se perdió una temporada de caza, pero un día salió rápido y se confundió, tomando su paraguas en vez de su rifle". El Dr. continua, "así que el estaba en el bosque y apareció un gran oso frente a el. El levantó su paraguas, le apunto al oso y disparó"

"¿Y a que no sabe que paso?", pregunto el doctor.

"No se", dijo el señor.

"El oso cayo muerto frente a el", dijo el doctor.

"Es imposible", exclamo el señor, "algún otro hombre debe haberlo hecho"

"A este punto quería llegar ....", dijo el doctor.

*El clero
Estaba un sacerdote conduciendo hacia su parroquia y en la carretera se encuentra con una monja conocida.

Para y le dice: - Madre, suba que la llevo al convento. La monja sube y se sienta en el asiento del copiloto.

Hace un cruce de piernas y el habito se le abre un poquito y se le ve la pierna.

El padre se le queda mirando y sigue conduciendo. Al rato le toca la pierna y la monja le dice:

- Padre acuerdese del Salmo 129. El Padre le pide disculpas y sigue conduciendo.

Al rato otra vez le toca la pierna y la monja le dice:

- Padre, acuerdese del Salmo 129. El Padre se excusa diciendo:

- Perdoneme, Hermana, pero, sabe, la carne es debil. Después de un rato la monja se baja y el Padre llega a su parroquia y se va rápidamente a buscar en la Biblia, el Salmo 129.

Encuentra el Salmo y lee: "Seguid buscando que alli arriba encontrareis la Gloria"

MORALEJA: "Siempre debes estar bien informado, si no puedes perder oportunidades que valen oro."

*El gorrión

Un invierno frío y desapacible un gorrión pasó dos noches a la intemperie con el único abrigo que proporciona la rama de un árbol. Convencido de que no podría sobrevivir una tercera noche en esas condiciones, abandonó el árbol en busca de un refugio mejor. Mientras volaba sentía como se le congelaban las alas, hasta que finalmente cayó al suelo. Cuando yacía congelándose, se dio cuenta de que esa noche acabaría su vida. Ya pidiendo en silencio por una muerte rápida, de repente, en su estado de semiinconsciencia, sintió como era cubierto por un caliente abrigo. Poco después recuperó la consciencia, y vio que una vaca había estercolado generosamente sobre él. El nuevo soplo de vida y el supremo confort que sintió le hicieron muy feliz, así que comenzó a cantar. Un gato que pasaba por allí oyó los gorgojos, localizó la boñiga y cuidadosamente removió los excrementos para descubrir al pequeño gorrión, al cual rápidamente se comió.

Hay tres moralejas en esta historia:

1.- Si alguien se caga en tí, no es necesariamente tu enemigo.

2.- Si alguien te saca de la mierda, no es necesariamente tu amigo.

3.- Si estás con la mierda al cuello, pero feliz, mantén la boca cerrada.

*El cuervo y el conejo.

Un cuervo estaba sentado en un árbol, sin hacer nada todo el día. Un pequeño conejo se dio cuenta de esto y le pregunto:
¿Puedo sentarme como tú y pasarme todo el día sin hacer nada?
El cuervo respondió: ¡Claro! ¿Por que no?
El conejo se sentó en el suelo, y descanso.
Repentinamente, apareció un lobo salto encima del conejo y se lo comió.

Moraleja: Para estar sentado sin hacer nada, debes estar muy, muy alto.

*El pavo y el toro
Un pavo estaba hablando con un toro: "Me gustaría poder treparme al tope de ese árbol, pero no tengo energías" decía. Bien, ¿por que no pruebas un poco de mi mierda?, Dijo el toro. Esta llena de nutrientes.
El pavo probo un poco de la mierda, y noto que realmente le dio suficiente fuerza para alcanzar la primera rama del árbol. Al siguiente día, después de comer otro poco de mierda, alcanzo la segunda rama. Finalmente, después de dos semanas, el estaba orgullosamente trepado en el tope del árbol.
Mas tarde, sin embargo, el pavo fue repentinamente tumbado del árbol por un campesino, que le disparo.

Moraleja: Puedes llegar al tope a base de pura mierda, pero ella no te mantendrá ahí.

Volver a Relatos, bromas y moralejas de humor


Video chat gratis